Respuesta de la gobernadora Pavlovich… y, ¡El virus de la grilla puede esperar, por favor!

Por Roberto Dyke Rivera

Llevar alimentos a las familias más necesitadas, en tiempos de agudizada necesidad es un acto sensible. Pinta de cuerpo a una gobernadora socialmente comprometida.

Y no se trata de generar odios, ni enconos, como lo hizo el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, quien recientemente escupiera: “El coronavirus solo afecta a los ricos”.

No, en Sonora tenemos una gobernadora que toma decisiones en apoyo a los empresarios pequeños y medianos, flexibiliza y transfiere el pago de impuestos, rebaja otros, y crea un fondo de apoyo directo para beneficiar a los que de plano son comerciantes que viven al día, de sus ventas… y que hoy desaparecen como por arte de magia… pero magia macabra, esa que provoca el miedo.

Claudia Pavlovich rechaza polarizar a la sociedad… sabe que un buen líder es el que suma… soportando y evitando, incluso, los más agrios comentarios hacia su persona, hacia su responsabilidad, que se hacen… o se inventan.

Y por si faltara, reconoce que su trabajo se realiza en coordinación con el gobierno federal… del cual espera flexibilice su accionar en el caso específico de la CFE, la paraestatal que inmisericorde cobra puntualmente el consumo de energía eléctrica…

… aunque dichos pagos, en este momento, causen daño a los escasos dineros que trae la gente en el bolsillo, arruinados por la suspensión de labores en las empresas “no esenciales”, y cuyo efecto negativo desafortunadamente se multiplica.

Pero hay gobierno en Sonora. Hay decisiones sensibles y firmes que, en materia de economía social, son del suyo relevantes. Esperando todos, que en materia de Salud, también se alcancen los éxitos deseados.

Al final de cuentas, creo yo, de mucho sirve ahora, aquella votación de los diputados locales (incluida la madurez mostrada por la mayoría de los diputados de Morena) para aprobarle a la gobernadora un crédito por mil 300 millones de pesos.

¡No se equivocaron los diputados!, ahí donde jugó un papel consecuente y firme, el diputado Martín Matrecitos y varios compañeros suyos… aunque en su momento los criticaron, hoy se reconoce que tenían mucha razón en hacerlo… ¡Bien!

¿POR QUÉ NO APOYAMOS A CÉLIDA?

Precisamente en estos momentos de crisis, de evidente “evaporación” del dinero, y cuando también escasea en las arcas públicas — ¡nadie queremos pagar impuestos, porque los alimentos son la prioridad! –, se insiste en golpetear las decisiones del ayuntamiento de Hermosillo.

Recientemente, el Cabildo aprobó subastar un terreno urbano que se utiliza como campo deportivo… la subasta sería al alza (es decir, no menos de su valor catastral de 186 millones de pesos)

De acuerdo a lo estimado por la alcaldesa Célida López, de los recursos que se obtengan: El 60 por ciento (112 millones) se destinará al programa de rehabilitación de calles; el 30 por ciento (55 millones) para apoyar a las micro y pequeñas empresas – es decir, ¡de los más afectados por la caída de las ventas por la pandemia del Covid – 19! – y 19 millones para habilitar campos deportivos que sustituyan la afectación realizada.

Pues esta acción, que no solamente es correcta, sino urgente, por la desgracia social que vivimos, los hubo — ¡los hay! – quienes se le fueron a la yugular a la alcaldesa y a los regidores…

¡Válgame la Jodi…!

De acuerdo a nuestras fuentes informativas… entre las críticas en las redes contra Célida y los que aprobaron esta acción de venta, se dejaron sentir algunos grupos supuestamente identificados con Petra Santos, que ahora salieron muy deportistas… si, la sanluisina que se dice amiga de AMLO y del canciller Marcelo Ebrard Casaubón.

¡Ah, pos ya nos cayó el chahuistle!

¡O sea que es grilla contra Célida!, quien, por cierto, se lleva muy bien con otro secretario de Estado, solo que es sonorense: Alfonso Durazo Montaño… ¿O sea que un asunto tan delicado y urgente como hacerse de recursos para favorecer a tanta gente necesitada, en estos momentos, algunos lo están transformando en vil grilla?

¡Por favor, esto es un acto aberrante!

No queda sino esperar que se llegue a un estado de conciencia en el que realmente se piense en la población… en la comunidad toda… y se deje a la alcaldesa y al Cabildo accionar – y reaccionar –a favor de quienes han sido afectados… y continuar con el trabajo en obras públicas. ¡Suficiente con un virus!

¡El virus de la grilla, puede esperar… por favor!

Hasta pronto

Comentarios sobre esta nota

Comenta ésta nota