LA EPIDEMIA DEL CORONAVIRUS EN SONORA

Por Roberto del Pardo


Los primeros casos de personas infectadas de coronavirus (COVID-19) en México y Sonora fueron el 27 de febrero y el 17 de marzo, respectivamente.

Desde la primera fecha inicia la Fase I de incidencia de este virus, la cual se caracteriza por su importación al país de viajeros que llegaron provenientes de naciones con presencia del virus y los infectados son escasos permitiendo rastrear su origen y probable transmisión por los portadores detectados.

Se intentó evitar su difusión pidiendo a la población lavarse las manos y evitar saludos. La Fase II de la incidencia del COVID-19 en el país se decretó a partir del primero de abril. Se caracteriza por la frecuencia e intensidad en la transmisión del virus en espacios comunitarios y ya no permite realizar los rastreos interpersonales propios de la Fase I.

En un primer momento, la estrategia implementada para evitar una mayor propagación del virus fue lo que se dio en llamar mitigación comunitaria, evitando concentraciones en cines, teatros, tiendas, bancos, restaurantes, evitar festejos y se suspendieron clases en todos los niveles educativos, entre otros.
En un segundo momento, se reforzaron las medidas para enfrentar la epidemia en misma Fase II orientadas hacia la prevención. Se limitó el traslado de personas en actividades no sustanciales; sólo se permite trasladarse para adquirir alimento, medicamentos y asistir ainstituciones bancarias.
Asimismo, que el tráfico vehicular, en el que deberán trasladarse sólo una persona por auto, cese a las 6:00 pm.

El complemento de esta estrategia de prevención de la epidemia, se anunció el 16 de abril en la Conferencia Mañanera del presidente López Obrador.

Según la Secretaria de Salud del gobierno federal, expuesto por el subsecretario Hugo López-Gatell, es muy probable que en los próximos días inicie de la Fase III de la epidemia del COVID-19 en México. Según la tendencia, es muy probable que para hoy (18 de abril) se rebase los 7 mil casos detectados con el virus en el país, y los 600 fallecimientos por la misma causa.

En esta fase, los contagios serán por miles y el escenario que se espera es el peor que puede generar la epidemia.

Por el momento, se anunció que las medidas de mitigación actuales se prolongarán hasta el 30 de mayo de este año y de manera discriminada, se considerarán regiones identificadas en la Fase III.
¿Cómo se encuentra Sonora en ese contexto nacional de la proliferación del Coronavirus? En Sonora la evolución de la epidemia desde el 17 de marzo se ha incrementado a un ritmo que se duplican los casos infectados cada cinco días.

Para el 23 de marzo ya eran tres casos, el 27 del mismo mes ya sumaban 8, al primero de abril 18, al siete de este mes 35, al 12 de abril 86 y al 15 de este mismo mes 109 casos, como puede observarse en la siguiente gráfica. 
(La línea punteada es una tendencia estimada por promedios móviles con datos de los cinco días previos). 
En Sonora, de las fases definidas a nivel nacional, la segunda se inició cuando se presentaron 18 casos de personas infectadas y al 17 de abril, ayer, ya suman 124 casos.

De los 124 afectados acumulados, el 75 por ciento se concentran en tres municipios (San Luis Río Colorado 41.9, Hermosillo 21.8 y Huatabampo con 11.3 por ciento).

Bajo el criterio de la Secretaria de Salud del gobierno federal, expuesto por el subsecretario Hugo López-Gatell en la Conferencia Mañanera del 16 de abril, tres regiones de Sonora seguramente serían consideradas en la Fase III.

La región de San Luis Río Colorado, integrada juntos con los municipios de Mexicali y Tijuana; la de Hermosillo y municipios aledaños, como San Miguel de Horcasitas y quizás La Colorada; y la tercera región es el Mayo teniendo como foco de infección Huatabampo, pero seguramente incluirán los municipios de Etchojoa, Navojoa, Benito Juárez y, además, Ahome y Guasave de Sinaloa.

Por otro lado, es obvio el impacto económico y social negativo que tendrá COVID-19 en el país y Sonora. Las actividades empresariales se han paralizado sensiblemente, pero las mayormente afectadas son las micro y pequeñas empresas, formales e informales, afectando significativamente el empleo.

Son muchos los que han entrado al segmento de los desempleados y otros tantos han visto reducir, de un día para otro, sus ingresos salariales y de ganancias particularmente de los micro y pequeños empresarios.

Tanto el gobierno estatal, como el federal, ya están implementando acciones para enfrentar esta situación con créditos baratos (a la palabra) y con entrega de alimentos.
Sin duda, el combate a la epidemia del COVID-19 pasa por implementar, con la misma eficiencia que a la fecha se ha visto, con mayor rigor las medidas que se han anunciado para profundizar el aislamiento social.

La ciudadanía tiene que hacer su parte, obedeciendo las instrucciones para evitar la proliferación del virus y reorganizando sus vidas cotidianas haciendo uso de estrategias de sobrevivencia.

Mtro. Roberto Del Pardo Escalante

Hermosillo, Sonora, a 18 de abril de 2020

Comentarios sobre esta nota

Comenta ésta nota