Amanecen dos árboles semiderribados frente a la secundaria 24

Por Staff Tiznado Noticias

En Hermosillo pareciera que la tónica es el desamor por los árboles y la naturaleza. En apenas cuatro días han sucedido dos eventos, que aunque muy diferentes, dan cuenta de la indiferencia que existe en cuanto al tema de la ecología en esta capital sonorense, por cierto una de las ciudades donde se presentan las más altas temperaturas en todo el País debido a la falta de vegetación.

Apenas el pasado 23 de abril un residente que vive en un fraccionamiento al Norte de la ciudad decidió talar por su propia cuenta 13 árboles de palo verde y un mezquite. Luego de que organizaciones que se dedican a cuidar y proteger la ecología denunciaran el hecho a través de las redes sociales, las autoridades municipales aprovecharon el incidente mediáticamente e implementaron medidas en contra del hombre anti natura.

Fue a través del Instituto Municipal de Ecología que su titular impuso una sanción al atrevido, consistente en la plantación de 70 árboles, los cuáles se van a monitorear los primeros tres meses para ver su desarrollo y que el acusado cumpla con la obligación que contrajo luego de su desliz pro seguridad familiar.

Sin embargo, lo sucedido es apenas la punta del ice berg, pues si uno se da una vuelta por los bulevares de toda la ciudad se podrá observar que muchos de los árboles plantados en los camellones, de todos tipos y tamaños, ni siquiera reciben una gota de agua. Qué decir de los que lucen descuidados y muchos hasta secos, sin vida.

Ello demuestra que las autoridades no juegan su papel con seriedad, pues hacen como que hacen pero no hacen nada, y se activan sólo cuando existe alguna denuncia de por medio que involucra a la comunidad. 

Es el caso de un par de árbolitos, conocidos como olivos negros, que fueron derribados por ráfagas de aire, casi a la mitad de su tallo, en el mejor de los casos, y que se ubican frente a la secundaria 24 por la avenida Rosales en el centro de Hermosillo.

O en el peor de los casos, que pudieran haber sido derribados por la mano del hombre, como sucedió al Norte de la ciudad a un lado del fraccionamiento Banús. Ello lo determinarán las cámaras de seguridad que se ubican en esa área céntrica donde se encuentra dicha escuela.

Comentarios sobre esta nota

Comenta ésta nota