RELATO: JOVEN EN LAGUNAS DE OXIDACION

Por El Bombero Anónimo

“El Llamado”
Suena la instrucción del C5: “Dirigirse prolongación camino del seri final” en las lagunas de oxidación, hay un 5 S”, son las 10am, encendemos torretas y nos dirigimos a velocidad de crucero (máximo 60kh, para un vehículo de emergencia - ambulancia - según la ley de tránsito del Estado de Sonora), misma que cuando los automovilistas te ceden el paso, tienes el tiempo suficiente para llegar a tiempo a cualquier emergencia médica…

“La preparación”
Pensando en el posible escenario: “5S=Paciente con asfixia, ¿en lagunas de oxidación?  Posiblemente alguien ahogado… la frustración nos invade puesto que con sirena y torretas encendías, el paso sobre las vialidades de Hermosillo no se nos concede… le digo a mi compañero operador de la ambulancia: “TOMA UNA RUTA ALTERNA DONDE HAYA MENOS TRAFICO!!!!.  (Un paciente con asfixia solo dispone de máximo 4 minutos para que las neuronas de su cerebro empiecen a tener daños irreversibles por falta de oxígeno), Le sacamos la vuelta a un auto, frenamos de emergencia pues se nos atraviesa otro, hacemos el cambio de sirena para solicitar se prioridad de paso en la intersección con semáforo, nada sucede… los automovilistas no reaccionan, y esto se convierte en una carrera de vida o muerte a contrarreloj con tan solo pocos minutos de holgura…

“En la escena”
En el lugar citado, ya se encuentra presente la corporación policiaca y un grupo de jóvenes adolescentes, mismos que con crisis nerviosa y con voces cargadas de emoción nos relatan lo sucedido: “Entramos al agua a nadar y cuando salimos, faltaba mi amigo todos salieron menos el”, -Su compañero de juego de solo 16 años se encontraba desaparecido dentro de la laguna-.  Mi primera reacción de pensamiento es: “¿A quién demonios se le ocurre nadar en una laguna de oxidación (aguas negras)????…

“Los procedimientos”
Por el tiempo transcurrido, desde la salida del agua de los jóvenes hasta nuestra llegada, era mas que evidente que el caso “5S” se convirtió en la búsqueda y rescate acuático de un cuerpo, -se renueva mi frustración respecto a las nulas reacciones al solicitar preferencia de paso en el trayecto-…

“El rescate”
Al llegar el escuadrón de rescate acuático del cuerpo de bomberos, proceden a equiparse e ingresar al humedal con los protocolos correspondientes, mis ojos se abren al máximo de asombro y a su vez exclamo de manera involuntaria: “¿¿¿No mames, el bombero se va a meter al agua de drenaje???!!!!!!, que ascooooo!!!!!” (solo mi compañero de dotación me escucho…)



“La espera”
Como los trabajos de búsqueda y recuperación se estaban prolongando, la policía acordona todo el perímetro, puesto llegaban personas personas ajenas a la situación y motivadas por su curiosidad, se acumulaban con tanta voluntad, que corrían el riesgo de caer a la laguna ellos mismos; Entre la multitud, detrás de la valla, se escucha una un grito: “HIJO, ¡¡¡¡DONDE ESTAS!!!!   CONTESTAAAAA!!!!   -era la madre angustiada, en compañía de sus hijas que clamaba con esperanza de que su muchacho respondiera…
“Splash”
Se escucha el ruido de que alguien había caído al agua, era el padre del muchacho, que desde un lugar alejado de la escena y por su propia iniciativa, decidió sumarse a la búsqueda. Brincándose la valla de resguardo y con desesperación, se observaban manoteos del padre queriendo mantenerse a flote dentro del agua contaminada, se movilizan para su rescate, elementos policiacos y otros elementos de bomberos, el padre desesperado termina por salir del agua al otro extremo de la laguna…
“¿No pueden revivirlo?”
Después de una prolongada búsqueda, el grupo de rescate acuático, localiza el cuerpo, sujetándolo lo extrae y colocándolo a la orilla del rebalse lo cubre con una sábana blanca, en ese mismo momento, la madre y hermana del muchacho, se brincan la valla y corren hacia su ser querido, Ella (la madre), le destapa lo toma de sus hombros diciéndole: HIJO DESPIERTA!!!   HABLAMEEE!!!!, y en su última esperanza de conservar a “su bebe chiquito” voltea hacia el personal de Cruz Roja Mexica (nosotros), y dice suplicante: ¿NO PUEDEN REVIVIRLOOOOO?!!...   

El pertenecer a una corporación de emergencia, portar un uniforme, tener una capacitación única y especializada, hacer procedimientos para restablecer funciones vitales que arrancan de las garras de la muerte a seres humanos con su vida riesgo, va generando poco a poco y sin darnos cuenta, situaciones ególatras de poder, generan en nosotros sentimientos de “súper hombres” que hace creernos invencibles ante las adversidades, la experiencia vivida y transmitida en el relato anterior, en su momento, me hizo volver a poner los pies sobre la tierra, como una avestruz , quise meter mi cabeza bajo tierra, al sentir tal grado de impotencia, al solicitárseme una acción, la cual no pude corresponder…
.

Comentarios sobre esta nota

Comenta ésta nota