La unidad popular inquebrantable, garantía de triunfo en Sonora

Por Bernardino Domínguez Cruz

La realidad que vivimos en estos días las familias sonorenses antorchistas y no antorchistas es terrible, porque los gobiernos nos han dejado a la deriva, primero sin alimentos y ahora sin trabajo ni medicamentos; las carencias dentro de cada hogar son interminables, no sabemos qué se va a comer hoy y menos mañana, familias enteras que no tienen ni para tortillas porque han perdido su empleo formal o informal, que se cuentan por más de 100 mil empleos perdidos en el segundo trimestre del año. Situación que cada día que pasa se complica más y seguramente los peores estragos están por venir. Lo más incierto no es lo que está por venir, porque eso ya se vislumbra, lo peor es que no se mira por ningún lado un plan nacional, estatal o municipal para enfrentar la situación que está por venir; será que los gobiernos le volverán a decir a su pueblo que no hay dinero, que no pidan nada porque no hay dinero público en sus arcas, han bajado su nivel de recaudación y no hay para apoyar a los que menos tienen.   

Desde nuestra modesta opinión, el Gobierno del Estado con sus tres poderes, en coordinación con todos los 72 alcaldes, deberían solicitar al gobierno federal sin temores ni lambisconerías, recursos extraordinarios para que Sonora tenga con qué enfrentar la difícil situación que vive y que está por venir.  Pero hasta ahora, penosamente lo tenemos que decir fuerte o quedito, que no se ha escuchado ningún pronunciamiento enérgico y a una sola voz en los medios de comunicación de parte de nuestras autoridades estatales y sus munícipes, pidiéndole, solicitándole, exigiéndole si fuera necesario al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, que suspenda obras costosas y de relumbrón para su gobierno e invierta en trabajo, alimentos y salud para el pueblo sonorense. Será porque toda la burocracia que tiene sueldo por el gobierno, ha estado cobrando su salario sin problema alguno y no han pasado mayores apuros durante la pandemia, más que el de ir al cajero y obtener dinero. Los antorchistas no coincidimos con esta forma de hacer política y exigimos desde nuestra trinchera  al gobierno federal  implemente un plan nacional, de forma casi inmediata.

Hay que decirle a la gente que el mal manejo de una política federal errónea de la pandemia nos está trayendo consecuencias fatales como la que todos estamos viviendo en nuestros hogares, a pesar de todo lo que nos digan los medios de comunicación nacionales y locales: el querer maquillar una realidad que no existe más que en la cabeza de los gobernantes, pero todos estamos viviendo en carne propia la verdadera realidad y esa es la única verdad que todos debemos denunciar y exigir que cambie porque nos está matando. No debemos seguir permitiendo que sean 11 familias poderosas (Azcárraga, Vázquez Raña, Salinas Pliego, Slim Helú, Vargas Gómez, etc.),  con sus  medios de comunicación más influyentes en todo México, de 42 medios que reciben contratos millonarios y publican la línea que el gobierno federal indica (radio, televisión, periódicos y redes sociales)  que nos manipulan y controlan nuestras mentes y solo 6 tienen agendas informativas independientes, entre comillas. Por eso no debemos esperar información imparcial, clara y veraz de los grandes medios de comunicación. Aunque digan en ellos que el apoyo gubernamental está llegando a los que más lo necesitan, sólo el pueblo sabe cuánto han recibido y cuántos no han recibido absolutamente nada, que son la mayoría del pueblo trabajador. 

El único camino que nos queda al pueblo ante el fracaso y la incapacidad gubernamental para ayudar al pueblo trabajador cuando éste más lo necesite, es el camino de la lucha y nuestra unidad. La perdida de trabajos, en el segundo trimestre del año  en Sonora asciende a más de 60 mil empleos formales y lo doble de empleos informales, el cierre de empresas de la construcción, extracción, agrícola, ganadera, comercios y empresas varias, de marzo a la fecha es catastrófico, esto no parará aquí, continuará en picada; el incremento del hambre, el acelerado crecimiento del desempleo traerán un incremento de la delincuencia, tarde o temprano se tendrá que hacer algo, antes de que se caiga en un colapso social, del que nadie se podrá salvar.  

De las  entrañas de la realidad nacen nuestras causas, por las que luchamos los antorchistas. Los invito compañeros que nos mantengamos unidos y combativos  a pesar de la cerrazón de los gobiernos para resolver nuestras demandas y de la gran manipulación que ejercen los medios de comunicación. Nunca debemos acostumbrarnos a vivir en el polvo, en colonias grises y desoladas, en la basura y la inseguridad, sigamos levantando nuestra  bandera de la lucha como verdaderos soldados de las causas sociales. Que no nos culpen a los antorchistas de agitadores o revoltosos porque lo que hacemos es ser los mensajeros de las necesidades del pueblo, lastimado, olvidado, marginado en estos momentos de contingencia donde los gobiernos pareciera que ni lo escuchan, ni lo miran y menos le resuelven.

Hoy le decimos al Gobierno del Estado, que nuestra gestión continúa y el próximo 8 de julio,  nos movilizaremos al Palacio del Estado  para buscar una vez más a la señora gobernadora Claudia Pavlovich Arellano para solicitarle apoyos para las familias más vulnerables del Estado, también buscaremos a la presidenta municipal de Hermosillo Célida López Cárdenas, ya que varios compromisos que se hicieron en febrero hasta la fecha, no se han cumplido. Por eso, desde hoy hago el llamado a todos los antorchistas del estado,  para que en sus respectivos municipios nos movilicemos en busca de nuestras autoridades municipales y solicitemos los apoyos que nuestras familias necesitan, que nos vayamos preparando para asistir en grupos representativos de varias colonias. Recuerden: lo que hemos solicitado los antorchistas es lo justo, lo que necesita cada familia sonorense humilde, por eso vamos como un solo hombre a pedir lo nuestro y que las autoridades hagan algo por los que menos tienen durante esta pandemia, que vea el gobierno que es el pueblo el que está pidiendo el apoyo con alimentos y trabajo. El pueblo organizado exige atención y soluciones para los que menos tienen en Sonora. 

Comentarios sobre esta nota

Comenta ésta nota