DATOS ECONÓMICOS

Por Jesús Dyke García

“En los tiempos de crisis siempre es bueno comprar: John Rockefeller”.

“Los tiempos de crisis se crean estructuras monopólicas que dominan el mercado: Lenin”

La pandemia del coronavirus no golpea de la misma manera a todas las personas, mientras, el 99 % de la población sufre los estragos de la pandemia en su doble sentido económico y de salud. Existe un 1 % de la población en ciudades, regiones y países que solo ven pasar estos días de amargura como simples dígitos negativos o positivos en algún ordenador, tablet o móvil, que refleja el pulso diario de su(s) empresa(s).

Este porcentaje de la población (acaudalada y hoy dueño de los medios de producción) ha tenido como prioridad la compra de otras empresas, aprovechando “los escenarios de oportunidad que brinda el capitalismo” en las etapas crisis Financiera-Deuda-Económica-Salud-COVID19.

En el caso regional varias empresas han sucumbido a la actual crisis, véase el caso de Empresa Sonora Agropecuaria S.A. de C.V. (SASA) que desde finales del año 2019 empezó en negociaciones con Empresas Bachoco, ante la presencia de problemas en sus Pasivos Corrientes y No Corrientes con cifras demasiadas altas. 

El cierre de la negociación se realizó a principios del mes de junio del 2020, esto lo informó Empresas Bachoco vía un comunicado dirigido a la Bolsa Mexicana de Valores, por parte del Director General, Rodolfo Ramos Arvizu, informando en este que se oficializaba la adquisición del 54.8 % del capital social de la Empresa Sonora Agropecuaria S.A. de C.V. (SASA).

Adquisición que se realizará con la inversión de 2 mil millones de pesos durante los próximos 4 años. 

Al concluir esta operación Empresas Bachoco se estaría colocando como uno de los referentes en la región del noroeste del país en el MERCADO FARMACÉUTICO VETERINARIO atendiendo el sector Porcicola, Ganadero, Equino, Vacuno, Caprino, de Pequeñas Especies, etc.

No a todos les va mal en la entidad sonorense.

México

La cosa en términos económicos a nivel nacional no va nada bien… el Covid19 ha evidenciado la enorme desarticulación de las instituciones del Estado Bienestar que se fueron perdieron durante el neoliberalismo. 

Hoy en día no es casualidad que tengamos poco más de 838 mil 272 nuevos desempleados al mes de mayo, como afirma López-Gattel en las conferencias de prensa de salud, “debemos detenernos y recordar que este número son personas”.

Muchas de estas personas que han perdido su empleo, algunas son el sustento de su familia y que según datos de INEGI la conformación de la familia promedio en México es de 4 integrantes. En otras palabras, estamos en un estimado de 3 millones 353 mil 088 personas han dejado de recibir un sustento económico durante la pandemia del COVID19.

El culpar al gobierno en turno tanto federal como estatal, se estaría cayendo en errores de la ciencia económica muy básicos, como es el ignorar que existe contradicciones internas en el propio sistema capitalista que han impulsado esto.

El caso de la relación obrero-patronal y su manifestación contractual, que hoy en nuestro país se encuentra vulnerada para el obrero.

Solo revisemos el artículo 123 de nuestra Carta Magna este ha tenido 27 reformas constitucionales desde 1929, y su manifestación que es la Ley Federal del Trabajo ha tenido 32 reformas desde 1970 a la fecha.

En el actual sistema de producción, uno no puede esperar que el ganador en estas reformas sea el trabajador, dado que estas solo han servido para seguir fortaleciendo las condiciones autoritarias de los patrones sobre los obreros, y que se observa en el día a día con la libertad de despedir al personal de trabajadores a diestra y siniestra por parte del patrón.


AUTOR: JESÚS ANTONIO DYKE GARCÍA

Maestro en Integración Económica por la Universidad de Sonora

Licenciado en Economía por la Universidad de Sonora

Twitter: @JesusDyke5

 

Comentarios sobre esta nota

Comenta ésta nota