Sedatu y la disputa por la tierra en Sonora

Por Claudio Tiznado

El parto que debe experimentar una sociedad para iniciar su proceso de transformación, es sumamente doloroso, pues implica profundos cambios en el aspecto político, económico y social. Es, de cierta manera, un alumbramiento lastimoso porque se tienen que tocar fibras muy sensibles.

Si se trata de beneficiar a las familias trabajadoras, que producen la riqueza o renta nacional, se debe trasladar valor de los dueños de los medios de producción hacia estos, los más desprotegidos, que están en desventaja por las razones que Usted guste y mande, en un mundo de libre mercado. 
Si se busca hacer justicia social y devolverle a un Estado -concebido como una organización política- lo que le correponde, se debe tocar intereses y, como coloquialmente se dice, "pisar callos" de poderosos o de gente -¿corrupta?- que se benefició y lo sigue haciendo al amparo de un sistema putrefacto.

Es una tarea extenuante, dura, y hasta incomprendida para quien la impulsa y promueve, ya que para allegarle beneficios a unos, -que son los más-, se tienen que afectar las canonjías y privilegios de unos cuantos, que son los menos. Nada que no se haya visto en la historia de la humanidad.

En Sonora, hoy se dieron las primeras acciones de esta naturaleza por parte de la Federación, que pueden llegar a a escalar y eventualmente pasar a formar parte de la historia política de la entidad dependiendo el desenlace. Dependiendo de cómo acabe esta deshonrosa trama.

En rueda de prensa ofrecida este día 20 de mayo, donde se dio cita un buen número de colegas, la encargada de la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu), la legendaria Petra Santos Ortiz, tocó precisamente un tema de suyo delicado y que tiene que ver con lo abordado en párrafos anteriores; se trata de la existencia de alrededor de 1 mil títulos falsos de propiedades que pertenecen (ían) a la Nación, pero que con el tiempo, enormes dosis de corrupción, amiguismo y compadrazgo cambiaron de manos y pasaron a ser propiedad privada...si, le atinó... de unos cuantos sonorenses que hicieron "su agosto" en detrimento del Estado Mexicano y quizá de familias desamparadas que fueron despojadas de sus tierras.

Tan grave, como escandalosa, es la situación en esta "caja de Pandora" que acaba de destapar Doña Petra, que se habla de terrenos o propiedades cuya extensión llega a rondar en algunos casos las15 mil hectáreas, que fueron "adquiridas" de manera irregular, según la funcionaria, ex diputada y luchadora social. Estamos hablando de enormes predios en donde se desarrollan actividades ganaderas, agrícolas y turísticas, todas productivas.

Lo anterior, me viene a la mente, es exactamente la misma situación que se presentó en el Isssteson donde unos cuantos personajes poderosos del PRI y el PAN se adjudicaron, también, merced a sus relaciones, millonarias pensiones, desangrando a esa noble institución que hoy no termina de reponerse. Y así por el estilo.

Ahora bien, ante la embestida de la Federación, es de suponerse que habrá una lluvia de amparos por parte de quienes se ostentan como "legítimos propietarios" de dichos terrenos, pero al estilo de la 4T, "la quemada" ya nadie se las va quitar, máxime si empiezan a circular los nombres de los afortunados.

La revelación de la Sedatu no es cosa menor, y es, al menos así lo creo, un adelanto de las sorpresas que el gobierno de AMLO nos depara en los próximos meses y años por venir. La función apenas inicia.

***
Y hablando de cambios trascendentes para la vida del País, ahí tiene Usted a Javier Villarreal Gámez, líder de la CTM sonorense, anunciando que quiere "poner de rodillas" al IMSS "ante las graves deficiencias de los servicios de salud (IMSS), vivienda (Infonavit) y créditos para el consumo de los trabajadores, así como una severa carga fiscal".

El cetemista-priista acaba de afirmar que movilizará a más de 2 mil empresas en las que dicha central obrera tiene la titularidad del contrato colectivo de trabajo, por lo que emplazó a huelga a partir del próximo 8 de julio.

Sin duda alguna muy encomiable la postura de Villarreal, que en un loco y desenfrenado arrebato de amor por la clase trabajadora, lo cual me enternece y me conmueve profundamente, decidió de manera tajante poner un hasta aquí a esas injusticias.

Sin embargo, por simple curiosidad, sólo me gustaría preguntarle al ex diputado local por el Revolucionario Institucional, el por qué se tardó tantos y tantos años para plantarse como los meros meros ante IMSS e Infonavit...¿por qué hasta hoy? Digo...

A la mejor la pregunta se contesta sola. Nomás falta que Romero Deschamps decida irse con todo contra PEMEX para reclamar ante la paraestatal mejores prestaciones para sus agremiados. 
www.tiznadonoticias.com

Comentarios sobre esta nota

Comenta ésta nota