Sonora paga hoy las consecuencias de su elección

Por Luis Miguel López Alanís

La 4T le ha dado a Sonora una puñalada trapera y quiere que no se disguste, que no reaccione ni se defienda, que acepte sumisa la traición y se conforme con ocho milloncitos de pesos para todas las comunidades yaquis y una carretera que garantizará el saqueo del litio hacia EU, presentada como si fuera de beneficio para los habitantes. Más daño hace el remedio que la enfermedad. Pero tal vez lo logre, es posible que el pueblo más humilde lo acepte, pero fundamentalmente por no darse cuenta de la realidad, no porque esté de acuerdo con la mañosa medida. Vamos, incluso es muy posible que ni siquiera comprenda la traición que le ha hecho la 4T. Trataré de explicarme: recordará usted que en su segundo informe, AMLO dijo que había “ahorrado” 560 mil millones de pesos, de los que no dio nunca debida cuenta contable (todos los escándalos acumulados de la 4T muestran que su conducta habitual es esa: no dar cuentas, por ejemplo Pío López Obrador,  Macuspana, los pleitos internos del partido Morena y tantos otros). Aceptemos por un momento que fuera cierto lo del ahorro. En lugar de que con semejante caudal potenciara el desarrollo de los estados de la Federación, resulta que ¡les recortó otros 108 mil mdp! Este “ahorro” ya es más creíble porque es demostrable. Mire usted, el año pasado, en noviembre de 2019, el presidente le recortó a Sonora (claro, sus diputados se lo aprobaron) en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2020, más de 16 mil 195 mdp, y ahora, para el presupuesto del año entrante, le está ordenando a los diputados de Morena de la Cámara de Diputados federal, que le quiten a nuestro estado otros 5 mil mdp. Dos años seguidos a la baja. Dos moches gigantescos, ahorita verá usted por qué.

Por un lado, AMLO le grita al pueblo: “¡Mira lo que me ahorré”! y por el otro le encaja el puñal del recorte. Un recorte que significa “no hay, no hay y no hay” en la boca de todos los funcionarios de todos los niveles cada vez que el pueblo acudió o acuda en adelante a solicitar salud, educación, cultura, vivienda, servicios, obras o a exigir el cumplimiento de promesas de campaña o de minutas, como ya lo hemos sufrido los antorchistas en estos desgraciados tiempos de la pandemia.

Tras el golpe malintencionado, la burla. Cuando más falta les hace a los humildes y a las clases medias sonorenses en desgracia la ayuda gubernamental federal, cuando más les golpea el desempleo y la inactividad económica forzada de seis meses, cuando más ayuda alimentaria es urgente distribuir, cuando más se requieren subsidios a programas no electoreros, cuando más inversión social en obras y servicios públicos se requiere, cuando más la humildad de nuestros hogares se convierte en un ridículo infierno que no cubre los requisitos para las clases en línea de nuestros hijos, en fin, cuando más falta hace que sea verdad que los pobres son primero, en esos momentos, la 4T anuncia que le recortará sus presupuestos a Sonora.

El pueblo humilde necesita entender esta realidad y darse cuenta de que estos son los resultados de haber elegido presidente a López Obrador y de haber votado por tanta gente indigna para ser diputado federal o local. 

Date cuenta, Pueblo, no hubo tal transformación. Pudieras decir que hay que darle tiempo a la 4T, a Obrador, pero qué no ves que a los ricos no los tocó ni con el pétalo de un impuestito, y que todavía lo presume, que la riqueza sigue irracionalmente concentrada en unas cuantas manos cada vez más ricas, que lo que mal empieza mal acaba y que la 4T ha empezado por sacrificar, otra vez, como tanto gobiernos anteriores lo han hecho, a los más humildes. Que no te ofusque las entendederas el dinerito que te promete la 4T, porque a cambio te está quitando las posibilidades de tu desarrollo social, de la mejora concreta de tus colonias, de tus comunidades, de tu empleo, te está quitando más hospitales, te está quitando la posibilidad de que México produzca sus propias medicinas, porque está recortando también los presupuestos de las universidades y de la investigación científica.

La esperanza de López Obrador es que caigas en la trampa otra vez. Los recortes que está haciendo por todos lados le están poniendo en sus manos inmensos recursos con los que espera apantallarte para que vuelvas a votar por quienes él imponga, sean o no de Morena. Está dándole moches al presupuesto federal para usar ese recurso en sus programas electoreros. Haz de cuenta que él tomó todos los tabiques o blocks de cemento con los que se iba a construir una clínica para curar a tus enfermos, y a cada uno de tus vecinos les dio uno, un block (o su equivalente en dinero) y a ti también uno, por supuesto, te lo depositó en tu tarjetita. Pues sí, pero tú y yo sabemos que ese dinerito, así, por separado, se te va a ir de las manos como agua, que no te alcanzará ni para un tratamiento médico. De entrada sí te va a apantallar. Es posible que pienses: “¡Gracias a AMLO ya tengo un block, cuando menos!”. Sí, pero no tendrás clínica, ni médicos, ni tratamientos proporcionados por un sistema de salud pública eficaz y amigable, ni guarderías ni desayunos escolares, ni comedores populares para familiares de pacientes, ni buenas ambulancias públicas que no te cobren, ni laboratorios públicos gratuitos donde no te expriman tus bolsillos, ni un sistema de farmacias nacional donde encuentres medicina buena y barata, ni albergues para discapacitados con su debida atención, ni centros de atención a ancianos, ni…etcétera. López Obrador está repartiendo blocks por todos lados, mediante los supuestos servidores de la nación (que, dicho sea entre paréntesis, bajita la mano te piden que votes por Morena, ya lo hemos visto y denunciado). La esperanza de Morena es que México se la trague enterita.

Por eso es posible que a pesar de la puñalada que le dio por la espalda al proponer recortarle su presupuesto para el año siguiente, el pueblo sonorense humilde no recapacite en lo que acabamos de explicar y vuelva a cometer el error de votar por los partidos y partiditos que forman la 4T.

Comentarios sobre esta nota

Comenta ésta nota