Injusta aprobación del PEF 2021 para los más pobres

Por Bernardino Domínguez Cruz

En los días que transcurren, el ejecutivo presentó el Presupuesto de Egresos de la Federación 2021 al Congreso de La Unión, para ser analizado, discutido y aprobado por los diputados federales; por ahora el documento se encuentra en sus manos, aprobado en lo general, en discusión y se han presentado más de mil reservas, mismas que se turnarán a Comisiones para discutirse, pero ya rechazaron la mayoría, y será aprobado. Lo criticable es que este paquete propone un recorte porque tercer año consecutivo para obra social básica y con ello está condenando a que sigan viviendo millones de mexicanos sin agua, luz, drenaje, pavimento, salud y educación; también se aprobó una disminución de más del 40% del presupuesto al campo, cuando sabemos que en esta rama de la producción urgen fertilizantes, semillas mejoradas e insumos agrícolas para elevar la productividad. También desaparecen los recursos para desastres naturales y ahí están las consecuencias en Tabasco. Por el contrario, que vengan las obras de relumbrón, como el Tren Maya, la refinería Dos Bocas y el aeropuerto Santa Lucía: a estas magnas obras se les asigna más del 100% del recurso en comparación del año anterior, sólo por ser el capricho del Ejecutivo y creer que son la panacea, que servirán para reactivar la economía y generar empleos, cuando todos sabemos que no es así.

La recaudación anual que el gobierno federal realiza es el resultado de la aportación directa e indirecta de los mexicanos; del 100% de la recaudación fiscal, de la que más del 70% lo aporta la clase trabajadora, no hay una recaudación fiscal progresiva donde aporte más el que más tiene. En México seguimos siendo los pobres los que más pagamos impuestos, por tanto, lo justo debería ser que los que aportan más recibieran más en diferentes rubros sociales como salud, educación, vivienda, alimentos, arreglo de caminos, internet gratuito, educación de calidad, seguridad social, cultura, deporte, etc. Pero no es así, antes y ahora los recursos se están aplicando a grandes obras de relumbrón que no benefician a los sectores más empobrecidos. Por eso, como consecuencia estamos viendo un empobrecimiento gradual de las clases trabajadoras. Las transferencias monetarias directas es cada vez una ilusión, pues no se entregan a todos ni a quien más los necesita, por tanto, estos programas sociales no resolverán la pobreza, por el contrario: sólo serán un instrumento electorero en los tiempos que se avecinan.

Desde hace dos años el gasto público anual de los recursos de la Federación ha sufrido un cambio radical, que no beneficia a la mayoría de los mexicanos. Este país no puede seguir soportando que sus recursos financieros anuales estén sujetos a decisiones arbitrarias, caprichosas e intereses electoreros; necesitamos distribuir el presupuesto basándonos en las necesidades reales de la gente, en los rubros sociales que impacten económicamente en su bolsillo, urge elevar la productividad del campo, dinamizar la industria y el comercio, elevar los salarios y disminuir Los costos de la canasta básica, que repercuten en el bienestar de los millones de familias del campo y la ciudad; necesitamos mejorar los espacios donde vive la gente trabajadora, dotándola de obra social y embellecimiento urbano. El abandono en que por años han estado esas calles y espacios públicos es, sí, una responsabilidad de los gobiernos anteriores, pero hoy es del actual. De la riqueza nacional que gastará el gobierno federal en el año 2021 exigimos que se destine una importante cantidad a obra social que beneficie a la mayoría de los mexicanos.

Nuestro movimiento social, a través de sus millones de voces a lo largo y ancho del país, dice de manera contundente: ¡No al recorte de los recursos públicos!, que impactará de manera negativa a los sectores productivos, no hay recorte del presupuesto que impacte negativamente en obra social básica, no al recorte del presupuesto a educación ciencia y tecnología. No debemos permitir el recorte del presupuesto a salud pública. La contingencia provocada por el Covid-19 nos ha dejado una gran enseñanza: urge invertir en infraestructura médica, en recursos humanos y medicinas. Tampoco debemos permitir el recorte de presupuesto a la cultura, al arte y al deporte.

Exigimos que se materialice esa grandiosa idea de la campaña morenista: “Primero los pobres”, y rechazamos que sólo la hayan usado electoreramente. Ese es y debe ser el grito de lucha de cien  millones de mexicanos, por el bien de México.

El recurso público no es propiedad exclusiva de los diputados morenistas, ni del señor Presidente de la República como para que lo apliquen a su antojo, deseo o intereses personales o partidarios, con miras a las próximas elecciones del 2021. Ese recurso público ese todos los mexicanos, por eso exigimos que se aplique priorizando los rubros que den certeza al desarrollo en infraestructura social y la estabilidad económica a los sectores mayoritarios más empobrecidos. Por eso desde este rincón de la patria apoyamos el pronunciamiento de nuestros diputados antorchistas al denunciar, defender y exigir una mejor distribución del gasto social federal el próximo año. Como todos sabemos, la pandemia nos ha impedido manifestarnos con decenas de miles de antorchistas en el recinto legislativo federal, como lo hemos hecho en los años anteriores, pero eso no significa que estemos de acuerdo, conformes o aprobemos este acto inaceptable de cómo se están aprobando los recursos de la Federación para el próximo año; por eso hemos protestado durante toda la semana desde nuestro hogar, calle colonia, pueblo o ejido, con cartulinas, videos, artículos ruedas de prensa y vallas humanas y lo seguiremos haciendo. Todo México debe saber que el gobierno de la 4T es una farsa política que nos está llevando a un fracaso económico y que es un gobierno que no representa los pobres. El gobierno federal debe asignar mayores recursos a los estados y municipios para que puedan atender sus necesidades y carencias de servicios básicos. La ciudadanía les exige que lo hagan. 

Compañeros, amigos de Antorcha, conocidos, ciudadanos sonorenses: es decisivo entender cómo se distribuye y aprueba el Presupuesto de Egresos de la Federación 2021 en el Congreso de La Unión por los diputados, para que el próximo se puede dotar de varios servicios básicos que faltan por construirse en nuestras comunidades. No podemos permitir que transcurra un año más y el gobierno federal siga sin asignar recursos para que se hagan estas obras que tanto necesitamos. Por ello, alcemos nuestra voz y denunciemos con todo lo que esté a nuestro alcance: no podemos seguir esperando más tiempo, que se materialice el lema “Primero los pobres”. Las comunidades y pueblos marginados exigimos obras y servicios.

Comentarios sobre esta nota

Comenta ésta nota