Aumentos a precios del transporte en Sonora, complicidad generalizada

Por Luis Miguel López Alanís




Todavía no terminábamos los sonorenses de preguntarnos por qué nos llegó tan poco aumento de salario (15%) este año que empieza, cuando ya nos acomodaron el golpe de 14.3% de incremento en el precio del transporte suburbano y foráneo. Lo que pocos supieron fue que el aumento se publicó en el Boletín Oficial este 12 de enero, pero con fecha del 31 de diciembre pasado. Así, sin transparencia, a espaldas del pueblo, o como se dice coloquialmente, todo se hizo en lo oscurito. Nada ha cambiado, sigue habiendo opacidad, a pesar de las toneladas de tuits y de mensajes de facebook que manda la Presidencia de la República, y de hecho hay más. El llamado Consejo Ciudadano del Transporte Público Sustentable de Sonora, autorizó el aumento en el transporte suburbano de las regiones Hermosillo, Valles del Yaqui, Valle del Mayo, Guaymas, Fronteriza y Serrana, lo que afecta en general a todo el estado, ¡como si no hubiera pandemia! Y el Gobierno de Sonora tampoco opuso ninguna resistencia, simplemente lo publicó autorizando a los ricos dueños del transporte sus nuevas tarifas. Durante el confinamiento del año 2020, los gobiernos casi abandonaron a la ciudadanía sonorense, angustiada por la falta de comida, y ahora le dan todos juntos un golpe que aumenta la desesperanza y el malestar social. En cambio, son complacientes con la voracidad de los ricos capitalistas: todas las estructuras de gobierno funcionan de maravilla cuando se trata de protegerlos.


Así, el incremento al salario que tanto presumieron Morena y la 4T se hizo polvo, ¡no fueron capaces de protegerlo ni 15 días! El aumento al salario mínimo diario fue de 123.22 a 141.70 pesos, es decir, 18.48 pesos, que se fue como agua o como pasaje: no sirvió de nada. El incremento va por el orden del 14.32% en la Región Hermosillo Costa, Sierra y Centro, que afecta la tarifa a 40 destinos entre localidades y otros municipios; por ejemplo, de Hermosillo a Bahía de Kino el pasaje ahora costará 134 pesos la tarifa normal y 67 pesos para estudiantes, personas con algún tipo de discapacidad y de la tercera edad. En tanto que en otras zonas el aumento fue aún mayor: en la Región Frontera, que abarca los municipios de Agua Prieta, Cumpas, Caborca, Cananea, Nogales, Plutarco Elías Calles (la Y Griega) y San Luis Río Colorado, se dio un aumento del 15.83%, al igual que el resto de ejidos en los que se hace parada. Para la Región del Mayo, el aumento fue del 15.76%, para las localidades de Álamos, Etchojoa, Huirachaca, Huatabampo, Huitchaca, Mocorua, Navojoa, así como el resto de sus intersecciones (Nota de elsoldehermosillo.com.mx, del 15 de enero de 2021).


Una lección nos debe dejar a los más humildes esta nueva humillación: si no se defiende el pueblo más pobre y abandonado nadie lo va a hacer por él. En esta trampa nadie que tuviera poder lo defendió: ningún partido, ningún candidato, ningún sindicato (porque todos están domesticados por los patrones y los gobiernos), ningún político con admirables títulos de estudios en universidades extranjeras y gran capacidad de previsión previno al pueblo; vamos: nadie que tuviera algo de influencia social y que pudiera ponerla al servicio de los más humildes para protegerlo o ayudarlo a protegerse de este golpe lo hizo, ni lo organizó o aleccionó para que no permitiera esta vileza en su contra, a pesar de que ya sabían que año con año le exprimen el bolsillo al más pobre. Ni académicos, ni universitarios, ni los oficialmente izquierdistas, todos, absolutamente todos, lindamente callados.


De todos los candidatos, aun sabiendo perfectamente que se preparaba el golpe anual, ninguno previno, ni convocó a los humildes a prepararse para luchar y oponer resistencia a tan vil acción. La población se dio cuenta del golpe cuando ya estaba publicado, maniobra a la cual se prestaron no sólo el así llamado Consejo Ciudadano de Transporte, sino todos los que pudiendo actuar no actuaron. Ya ahogado el niño ahora los candidatos se rasgarán hipócritamente sus ropas “condenando” el aumento y tratando de quedar bien con el pueblo, de engañar para que votemos por ellos. Así se aprovechan de la desorganización de la población, que ya no pudo hacer nada porque una vez publicado oficialmente hay que cumplirlo y pagar… o no viajar. 


Hubo una complicidad generalizada, un silencio copartícipe, una encubridora complacencia de las clases dirigentes tan exitosamente natural que ha hecho la maravilla de que nadie proteste. Este golpe al bolsillo de los sonorenses más humildes es un golpe traicionero en plena pandemia, cuando más se necesita de estabilidad en los precios para una población que casi se ha quedado sin ingresos. Tenemos prohibido olvidar esta lección.


Y a todo esto: ¿Dónde estaba Antorcha? Contigo, pueblo, en ti, fortaleciendo precisamente tu unión popular, tu fraternidad y tu conciencia, para que tarde o temprano tengas la convicción y la fuerza necesarias para oponer una resistencia cívica, legal, racional y pacífica pero firme a los abusos en el transporte. Antorcha es una estructura del pueblo, es pueblo organizado en desarrollo, que se levanta desde lo más profundo de su dolor.

Comentarios sobre esta nota

Comenta ésta nota