MC boicotea reformas del Congreso del Estado en los ayuntamientos

Por Claudio Tiznado

Tras el nefasto sexenio de Claudia Pavlovich, en Sonora se asoman vientos de cambio, que oxigenarán el ambiente político del Estado.

Para muchos fue la peor época que ha tenido la entidad, seis años irrecuperables para los sonorenses en todos los aspectos.

Retrocesos nunca antes experimentados en seguridad pública al igual que en salud, educación, inversión y obra pública, entre muchas otras cosas más.

Un gobierno estatal donde las finanzas públicas se manejaron como si fueran parte de un peculio familiar, las auditorías no dejaran mentir.

Sin ir más lejos, ahí está el hospital general de especialidades, que de mil millones de pesos se disparó a más del doble sin mayores explicaciones.

Una historia de nunca acabar, a la que entre más se escarbe más se le encontrará. Ojalá se castigue a quien haya abusado del poder.

Todo lo anterior ocurrió debido a que el Poder Legislativo fue muy condescendiente con Doña Claudia, sin ningún juego de equilibrios.

Ahora la nueva Legislatura busca revertir las reformas constitucionales locales que otorgaron un poder plenipotenciario al Ejecutivo Estatal.

Circunstancia que, aunque le pudiera afectar, en apariencia es bien vista por el propio Gobernador, amplio conocedor de la política.

Pero, sobre todo, respetuoso de la división de poderes y de los roles y equilibrios que debe jugar cada uno de ellos al estar en una democracia.

Se habla que el hombre de Bavispe pudiera no entrometerse en la vida interna y en las decisiones que se tomen en el Congreso del Estado.

Sin embargo, los cambios legales impulsados por diputados de Morena y sus aliados, encuentran obstáculos en algunos municipios.

Una de esas trabas es MC y su coordinador estatal, Carlos León García, quien "cabildea" con regidores para que las reformas no pasen.

Los que saben, aseguran que el político emecista le está jugando las contras a quienes hoy detentan el poder en Sonora, lo cual era de esperarse.

Al supuestamente operar, alforjas en mano, para que no se alcance las dos terceras partes de los ayuntamientos contra la Ley 288 o "Ley Veto".

Dicha Ley otorga al Gobernador en turno facultades para inconformarse y vetar el Presupuesto aprobado por los legisladores "por sus pistolas".

Aunque no debería extrañar la postura del ex regidor y diputado, pues los diputados de Movimiento Ciudadano la hicieron de comparsas al PRIAN el día de la citada votación a principios de septiembre.

 

 

 

 

 

Comentarios sobre esta nota

Comenta ésta nota