Con agua que se capta en Chihuahua se alimentan las principales presas de Sonora y Sinaloa 

Por Óscar Estrada Murrieta

La mayor cantidad del agua que se capta en el estado de Chihuahua fluye hacia las principales cuencas hidrológicas que abastecen importantes distritos de riego en los estados de Sonora y Sinaloa.

De la región noroeste de nuestro estado fluyen hacia Sonora las aguas que aportan los ríos El Negro, Chuhuichupa y El Gavilán, los cuales nacen en el municipio de Madera. Al unirse estos tres ríos, forman el río Bavispe, el cual alimenta la presa La Angostura y cuyas aguas llegan a las presas Plutarco Elías Calles y Álvaro Obregón.

En el municipio de Guerrero nace el río Papigochi, que junto con el río Tutuaca forma el río Aros y más adelante se transforman en el río Yaqui, el cual desemboca en la presa Plutarco Elías Calles (El Novillo) y alimenta aguas abajo a la presa Álvaro Obregón (El Oviachic). Con estas importantes presas se genera energía eléctrica y se abastecen los distritos de riego 018 Colonias Yaquis y 041 Río Yaqui, que en conjunto cubren una superficie de riego de 207,000 hectáreas.

Por otra parte, en el municipio de Ocampo, en Basaseachi, nace el cañón de Candameña, el cual al sumar otras corrientes de agua forma el río Mayo y con ellas se alimenta la presa Adolfo Ruiz Cortines. Con las aguas de esta presa se abastece el Distrito de Riego 038 Río Mayo, el cual tiene una superficie de cultivo de 88,000 hectáreas. La suma de los tres distritos de riego cubre una importante superficie de siembra de 295,000 hectáreas en el estado de Sonora.

En el estado de Sinaloa, una cuenca muy importante es la del río Fuerte, el cual tiene como principales afluentes al río Verde, que se origina en el municipio de Guadalupe y Calvo, así como los ríos Urique y Batopilas, que nacen en los municipios de Guachochi y Batopilas. Poco antes del límite entre los estados de Chihuahua y Sinaloa, estos ríos se unen para formar el río Fuerte, el cual desemboca junto con el río Oteros, que nace en el municipio de Maguarichi, en la presa y central hidroeléctrica Luis Donaldo Colosio Murrieta (Huites), justo al entrar al territorio del estado de Sinaloa.

Las aguas que libera esta última presa continúan por el río Fuerte para llegar finalmente a la presa Miguel Hidalgo (El Mahone), cerca de la ciudad de El Fuerte. Con las aguas de esta presa se genera energía eléctrica y se abastece el Distrito de Riego 075 Río Fuerte, que cuenta con una superficie de siembra de 274,000 hectáreas.

Si estas condiciones las comparamos con las del estado de Chihuahua, veremos que aquí se cuenta con siete presas para abastecer siete distritos de riego, que en conjunto suman una superficie de siembra de 108,708 hectáreas. En cambio, con aguas que se captan en el estado de Chihuahua se abastecen cuatro importantes distritos de riego en los estados de Sonora y Sinaloa, que cuentan en conjunto con una superficie total de siembra de 569,000 hectáreas.

Queda claro, que es muy alto el impacto económico y el beneficio que recibe la población de estas regiones, con el agua que se capta en las zonas de bosques de la sierra de Chihuahua, tanto para su uso en la producción agrícola y el abasto de zonas urbanas, como para la generación de energía eléctrica. Por ello, es muy importante hacer gestiones, no sólo en nuestro estado, que ya se iniciaron, sino además en los estados de Sonora y Sinaloa, para que los productores y empresas que se benefician con estas aguas sumen recursos para la protección y conservación de los bosques, y con ello se busque garantizar la provisión permanente de agua de buena calidad para estas importantes cuencas.

Comentarios sobre esta nota

Comenta ésta nota