Alejandro Moreno, “Alito”, construyó mansión en Campeche de 46 mdp, con sólo 5 mdp de ingresos: Reforma

Por Reforma

Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, candidato a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Revolucionario Institucional (PRI), posee una mansión de más de 46 millones de pesos (mdp) que se construyó en dos años en los que declaró ingresos anuales por 5 millones de pesos mientras fue gobernador.

Según el diario Reforma, que investigó e informó el hecho, la residencia, de mil 900 metros cuadrados de construcción, está ubicada en una zona escénica de la playa de Campeche, sobre terrenos que Moreno Cárdenas -mejor conocido como “Alito”-, adquirió entre 2012 y 2015, cuando fue diputado federal por el PRI.

En dicho periodo, antes de asumir la gubernatura, Moreno Cárdenas compró 13 predios que suman 7 mil metros cuadrados en Lomas del Castillo, un fraccionamiento de alta plusvalía, en donde el metro cuadrado tiene un valor de 3 mil 500 pesos, por lo que sólo el terreno de “Alito” cuesta 24.5 millones de pesos.

Además, el rotativo consultó constructores y expertos inmobiliarios, quienes refirieron un costo mínimo de 12 mil pesos por metro cuadrado de construcción en dicha zona de Campeche, por lo que sólo la edificación de la residencia de Moreno Cárdenas está valuada en unos 22.8 mdp.

Según los registros catastrales consultados por el diario, Moreno Cárdenas adquirió los lotes del 50 al 52 y del 86 al 92, además del 15, 37, 79 y 110. Su residencia la construyó en los lotes del 86 al 90, que, juntos, representan casi todo el frente de una manzana del exclusivo fraccionamiento, el cual tiene vigilancia privada y de acceso restringido.

Sin embargo, a pesar de que el terreno de Moreno Cárdenas está valuado en 22.8 mdp, el candidato priista pagó entre 595 y mil 645 pesos por metro cuadrado, es decir sólo 6 millones de pesos, según consta en su declaración patrimonial 3de3. Además de esa propiedad, Moreno Cárdenas registró la compra de otro terreno de 39 mil metros cuadrados, por sólo 155 mil pesos.

“Alito” declaró que como gobernador (de septiembre 2015 a junio 2019) ganó un millón 184 mil pesos al año, mientras que “por otras actividades” no especificadas obtuvo una ganancia de 4 millones 122 mil pesos, por lo que, según Reforma, aún destinando el 100 por ciento de su ingreso no le alcanzaría para la construcción de su mansión, la cual terminó en 2017.

Cuestionado al respecto por el rotativo, Moreno Cárdenas rechazó dar más detalles con el argumento de que su declaración patrimonial es pública. En tiempos de campaña, el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió al entonces gobernador como “un gran corrupto, reverendo ladrón, se dedica a comprar votos y vive aquí en una gran mansión, y ahora sí como decía mi paisano Chico-Che: ¿Quién pompó?”, dijo.

Reforma abundó que Moreno Cárdenas habitaba, hasta antes de ser gobernador, en el Fraccionamiento Residencial Resurgimiento, de menor plusvalía y cercano al malecón, en la Colonia Montecristo, detrás de un edificio de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

En dicho lugar tenía una casa de tres habitaciones, igual número de baños, con 210 metros cuadrados de construcción y 228 de terreno, con valor aproximado de hasta 3.5 millones de pesos. Ya como gobernador, en septiembre de 2015, se mudó a Lomas del Castillo, a una propiedad cercana a donde se construía su mansión, donde acondicionó una caseta de seguridad exclusiva, adicional al resguardo propio del complejo residencial.

Una vez en Lomas del Castillo, “Alito” se hizo vecino de personajes como Mario Ávila Lizárraga, ex delegado de Sedesol en tiempos de Felipe Calderón Hinojosa, además de ex candidato en 2009 a la gubernatura por el Partido Acción Nacional (PAN), y ex subdirector de Mantenimiento y Logística de Petróleos Mexicanos (Pemex), donde fue acusado en 2012 de favorecer a Oceanografía con contratos millonarios.

Moreno Cárdenas, de 44 años de edad, es licenciado en Derecho por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores René Descartes. Se ha desempeñado como presidente del Comité Directivo Municipal y Estatal de la Juventud Popular Revolucionaria por México; así como presidente del Comité Municipal, Estatal y Nacional del Frente Juvenil Revolucionario, y presidente del Comité Directivo Estatal del PRI en Campeche.

En 2002 fue electo síndico de asuntos jurídicos del Ayuntamiento de Campeche; en 2003 diputado Federal por la vía plurinominal a la LIX Legislatura; y en 2006 fue electo senador de la República por el estado de Campeche, donde fue presidente de la Comisión de Juventud y Deporte e integrante de las comisiones de Derechos Humanos, Salud y Reforma del Estado.

Del año 2007 al 2009, fue secretario de Organización del CEN del PRI y a partir del 2012 secretario de Operación Política del mismo instituto político. En 2012 fue electo nuevamente como diputado federal a la LXII Legislatura por la vía de representación proporcional, presidiendo la Comisión de Gobernación de la Cámara baja del Congreso de la Unión.

En 2015 fue electo gobernador del estado de Campeche, asumiendo el cargo el 16 de septiembre del mismo año. En 2018 fue electo presidente de la Comisión Nacional de Gobernadores (CONAGO), para el periodo de diciembre del 2018 a mayo del 2019. El pasado 13 de junio solicitó licencia como mandatario estatal, misma que le fue concedida por el Congreso local.

María Beatriz Pagés Llergo Rebollar y de José Ramón Narro Robles -quienes renunciaron a su militancia priista-, además de aspirantes y ex dirigentes del CEN de dicho instituto político, criticaron lo que consideran es una imposición del gobernador con licencia de Campeche en la contienda que se llevará a cabo el próximo 11 de agosto.

“La mascarada para imponer a ‘Alito’ a la Presidencia ya comenzó”, dijo el ex titular de la Secretaría de Salud Federal (SSa), quien informó que renunció también a su militancia para no legitilimar una “comedia” que, dijo, pone al PRI en riesgo de convertirse en un “partido satélite”.

Por su parte, la periodista y ex diputada federal Pagés Llegó Rebollar, quien también anunció su renuncia al PRI, acusó que el partido fue “entregado” al presidente Andrés Manuel López Obrador. Además, el ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz, sostuvo que hay una “cargada” para imponer en la dirigencia al mandatario con licencia de Campeche, mejor conocido como “Añito”.

“Lamento la renuncia de Pepe Narro, hombre valiente y de principios y responsabilizo de esto a Alejandro Moreno, quien aún no se registra y ya está fracturando al partido con las trampas y la cargada que para imponerlo en la dirigencia pretende Peña Nieto y los gobernadores (sic)”, escribió en Ruiz Ortiz en su cuenta de Twitter.

Asimismo, el ex dirigente nacional del partido y ex gobernador de Sonora, Manlio Fabio Beltrones Rivera, adelantó que no acudirá a votar en el proceso interno priísta, al considerar que el padrón de militantes es “irregular”. También, la ex gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco, suscribió la acusación de Narro Robles y anunció que seguirá en el proceso de selección contra la “cúpula”.

“Lamento que el doctor @JoseNarroR se vaya del PRI. Coincido en todas sus razones, las suscribo. Pero creo que no debemos rendirnos, en la lucha por el PRI no puede ganar la cúpula. Vamos con todo para recuperar al partido. #RecuperemosAlPRI”, tuiteó la ex mandataria yucateca.

Sin embargo, tras la renuncia de Narro Robles y de Pagés Llergo Rebollar, el CEN del partido llamó a sus sectores, organizaciones y militantes a confiar en que la renovación de la dirigencia se llevará a cabo mediante un proceso democrático.

“El Comité Ejecutivo Nacional lamenta la decisión tomada por el Dr. José Narro Robles de renunciar a participar en el proceso de renovación de la dirigencia nacional, así como su renuncia como militante de este instituto político”, indicó.

Comentarios sobre esta nota

Comenta ésta nota