Gobierno de AMLO enfrenta nuevo frente por cancelación de concesiones del proyecto de Litio 

Por Staff Tiznado Noticias

Es por ello que la empresa Cadence Minerals, a través de REM Mexico Limited (REMML), solicitó consultas y negociaciones al Gobierno federal bajo el Tratado Bilateral de Inversiones entre el Reino Unido y México

El Gobierno de México enfrenta un nuevo frente, ahora por la cancelación de concesiones del proyecto de Litio Sonora.

Es por ello que la empresa Cadence Minerals, a través de REM Mexico Limited (REMML), solicitó consultas y negociaciones al Gobierno federal bajo el Tratado Bilateral de Inversiones entre el Reino Unido y México.

De no lograr un acuerdo recurrirá a un arbitraje internacional.

Las concesiones afectadas son de Mexilit y Minera Megalit, en las que Cadence Minerals tiene una participación del 30 por ciento dentro del proyecto de litio del Gobierno federal.

México, a decir de las empresas, violó la obligación de no expropiar ilegalmente las inversiones de Reino Unido.

La solicitud de consultas y negociaciones fue presentada luego de que la Dirección General de Minas notificará en el tercer trimestre de este año la cancelación de nueve concesiones a Ganfeng Lithium, en el que está incluido el proyecto de Litio de Sonora.

Ese proyecto consta de nueve concesiones otorgadas. Dos -La Ventana, La Ventana 1- propiedad 100 por ciento de las filiales de Ganfeng Lithium.

Las concesiones El Sauz, El Sauz 1, El Sauz 2, Fleur y Fleur 1 son de Mexilit, y pertenece en 70 por ciento a Ganfeng y 30 por ciento a Cadence. Las concesiones Buenavista y San Gabriel de Megalit, pertenece en 70 por ciento a Ganfeng y 30 por ciento a Cadence.

De acuerdo con el último reporte financiero de Cadence Minerals del 29 de agosto, en mayo pasado Mexalit y Megalit presentaron evidencia del cumplimiento en tiempo y forma de las obligaciones mínimas de inversión.

Raúl García Reimbert, presidente del Colegio de Ingenieros de Minas, Metalurgistas y Geólogos de México, expuso que el proceso legal, además de mandar señales negativas a los inversionistas extranjeros, atrasa aún más los proyectos de extracción, exploración y explotación de litio en México.

Tras notificar la intención de iniciar un arbitraje hay un plazo mínimo de 90 días -con posibilidad de extenderse hasta cinco años- a fin de tratar de resolver la reclamación, explicó un experto en arbitraje internacional que solicitó anonimato.

Comentarios sobre esta nota

Comenta ésta nota