Alerta en el Desierto de Sonora: migrantes secuestrados, la nueva moneda de los criminales

Por Agencias

En su colaboración para MVS Noticias con Luis Cárdenas, el periodista especializado en crimen organizado, Óscar Balderas, informó sobre que los migrantes que son secuestrados en el desierto de Sonora son el nuevo ‘fentanilo’ de los criminales.

En esta entrega de Nación Criminal, el reportero destacó cómo esta práctica se ha convertido en una forma de financiamiento para los grupos delictivos en la región.

Según relató, en el municipio de Benjamín Hill, Sonora, un trágico suceso ha marcado la última esperanza de los menos de 4 mil habitantes que aún permanecen en la localidad y que tienen fe en regresar a la prosperidad de los años 40.

Un hombre fue atado y quemado vivo en un monumento ferrocarrilero, un acto atroz que refleja la violenta guerra entre grupos armados en la zona, incluyendo a ‘Los Deltas’ y ‘Los Pelones’, brazos de ‘Los Chapitos’.

“Los autores del crimen y de las amenazas son, extrañamente, otros dos brazos armados ligados a los hijos de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán. Se hacen llamar Grupo Alfa y Los Cazadores y se les identifica como parte de la tropa de Néstor Isidro Pérez Salas, ‘El Nini’, el recién detenido jefe de seguridad de Iván Archivaldo, Jesús Alfredo y Joaquín Guzmán”, reveló el periodista.

La situación toma un giro aún más preocupante cuando se conecta con el negocio del fentanilo.

‘Los Chapitos’, enfrentando la presión de la administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, por las muertes relacionadas con este opioide sintético, han intentado distanciarse públicamente de este comercio.

Sin embargo, la disputa interna revela la adicción al lucrativo negocio, generando tensiones y desobediencia dentro del cártel.

El periodista señala que la instrucción de abandonar el mercado del fentanilo ha provocado conflictos, especialmente en el Desierto de Sonora.

Autoridades de Arizona reportan el decomiso de 2 millones 700 mil pastillas de fentanilo en los últimos 14 días provenientes de la región de Benjamín Hill, desafiando las órdenes de ‘Los Chapitos’.

Es así como la ambición del cártel, que busca diversificar sus fuentes de ingresos, está cobrando un alto precio en el Desierto de Sonora con los migrantes, según Óscar Balderas.

Comentarios sobre esta nota

Comenta ésta nota